MEDIACIÓN

RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS

Separación Vs. Confrontación 

Una pareja es un proyecto. Es más que uno más uno. Es toda la red invisible o visible que ha construido ese equipo. Mejor o peor. Es la relación en sí misma, las partes de cada uno que se han puesto al servicio del otro, las partes de cada uno que se han quedado atrás. Es la materialización de todos los vínculos comunes, los amigos, los contextos, las familias, las aficiones, los bienes materiales, (la casa, el coche, los objetos…) Si tienen hijos una pareja es el proyecto de vida. El pequeño mundo. Es una construcción en una dirección, en un sentido. Además de presente y pasado, una pareja es futuro.

Así que cuando una pareja se separa, no se separa sólo del ser humano con el que comparte su vida. Se separa de todo lo demás.

Se separa de la identidad que tenía hasta ese momento y su oportunidad está en saber reencuadrar esos vínculos en una nueva forma. Manteniendo algunos encuadres, soltando otros, cambiando algunas partes y generando nuevos contextos.

o-DIVORCE-facebook

¿Qué es la mediación?

La mediación es un proceso de acompañamiento y gestión para alcanzar el mejor acuerdo para las partes. Puede ser intrajudicial y extrajudicial.

Es un proceso de sesiones programadas en un entorno neutral diseñado para resolver los conflictos fundamentales y llegar al acuerdo. Las partes tienen completo protagonismo y el facilitador dirige las sesiones ayudando en la negociación. Los acuerdos serán oficiales una vez que los abogados los presenten y sean ratificados por el notario o el juez.

La resolución de conflicto se centra en dos líneas simultáneas y confluyentes:

  • La formal y visible: la negociación organizativa-financiera. El acuerdo en sí mismo.
  • La interna e invisible: La gestión de las posibles heridas y el impacto de las guerras emocionales abiertas en la posible negociación.

Centrarnos solo en la primera sin atender a la segunda, nos hace más difícil poder llegar a un consenso y sobre todo puede llevar a las partes a firmar acuerdos con los que ninguno esté conforme, lo que les lleva a mantener una guerra soterrada en la siguiente etapa de sus vidas.

separación-y-divorcio

¿Qué podemos hacer?

Las personas que estén en un proceso de separación conflictivo ya consumado o todavía en trámite, pendiente de cierre, tienen dos vías de solución complementarias:

  1. Asesoramiento legal con el que se sientan respaldados. Hay muchos abogados, por lo que es importante escoger aquel con el que uno se sienta verdaderamente representado.
  2. Acompañamiento de un profesional cualificado para la resolución de conflictos.

La necesidad de llegar a acuerdos debe tomarse como la oportunidad de cerrar una etapa de la mejor forma posible.

Signing  divorce papers

¿Qué hago si la otra parte no está disponible para la resolución del conflicto?

Si una de las partes encuentra múltiples dificultades en la otra parte para alcanzar el cierre, se puede trabajar de forma individual. A veces la situación está tan enfrentada que no es posible ponerse de acuerdo ni para iniciar un proceso de mediación conjunto.

Si uno de ellos está dispuesto a desatascar la negociación y a llegar a un acuerdo, puede trabajar individualmente con un experto cómo se está abordando la situación. Cuales son las líneas rojas y la gestión de las posibles cargas emocionales y “venganzas”. Hay veces que el valor que le estamos dando a algunos aspectos del acuerdo, es más sentimental que económico y no somos conscientes. Por ejemplo, hay muchas ex-parejas con una vivienda en común, que les da múltiples quebraderos de cabeza a ambos y no la venden con el argumento de la bajada del precio del mercado inmobiliario, pero también es una fórmula de seguir manteniendo algo en común. Aunque sea a través de las discusiones. Hay veces que la guerra es una forma de estar en contacto. Hay veces que en medio de tanto dolor no nos damos cuenta. Veces, en las que el sufrimiento nos ha mermado la capacidad de empatía parar ponernos en la piel del otro y eso nos hace imposible el diálogo. Por lo que la pregunta es: ¿Realmente estoy disponible para la paz?

Si lo que estoy buscando es vengarme de todo el daño que he recibido, en forma de un acuerdo que le haga daño a la otra parte, no voy a llegar a ese acuerdo fácilmente. El otro se va a resistir a pagar un “peaje” que no siente que le corresponde. Le estoy declarando la guerra con el argumento de que él o ella me la declaró a mí primero, cuando me dejó o me provocó un gran dolor.  Estamos abordando algo sutil no siempre fácil de percibir, pero ciertamente existente y directamente influyente en la resolución del conflicto.

ThinkstockPhotos-482089537-c

En resumen: La guerra y la paz comienzan en uno mismo. Todo lo que uno consiga elaborar, digerir y sanar, supondrá  la parte del camino que ya llevará recorrido para llegar al acuerdo.

Mientras las heridas no estén cerradas ,las sesiones de acompañamiento y cierre con un profesional, es un trabajo recomendable, aunque ya se hayan firmado los acuerdos y sean hechos consumados desde hace tiempo. Sobre todo si hay hijos en común. Esa es la diferencia que van a vivir los hijos de unos padres que estén separados o enfrentados.  Dependerá al menos de una de las partes.

Mientras uno tenga rencor dentro, está moviéndose inevitablemente hacia el conflicto.

La separación por tanto es la muerte de algo y el inicio de otra etapa. La calidad de la nueva etapa que va a nacer estará influida por la claridad del cierre que cada uno haya podido hacer. Es un duelo. Duelo de un pasado, de un presente y sobre todo de un futuro que ya no será. Nuestra elección será despedirse con la mayor tranquilidad posible de lo que fue y de lo que no pudo ser. El resentimiento nos mantendrá enganchados al pasado. La aceptación nos da libertad. Sólo de esa forma nos quedamos libres y disponibles para nosotros mismos, en la  nueva vida que se abre.

Woman silhouette watching sun in a sunset

Pincha aquí para escuchar la entrevista de Elena Díaz en la Ser con Javier del Pino en el programa  “A vivir que son dos días”.  Mediando entre periodistas, analogías y partes.

“El objetivo de la mediación no es evitar una separación, es conseguir un acuerdo en paz”

IMG_6452